Una escapada de fin de semana a Huelva

Nuestro primer destino este 2016 ha sido Huelva. Nos fuimos de fin de semana el sabado pasado y lo hemos disfrutado mucho. Esta ciudad de fusión de culturas y con gran pasado histórico la tenía en mente desde hace meses, hasta este fin de semana que nos decidimos definitivamente.

Llegar a Huelva desde Sevilla es muy sencillo, simplemente hay que coger la A-49 y al llegar al Polígono Industrial de Tartesos coger el desvío hacia la ciudad. No hay pérdida, ni complicación. La duración es de una hora y cuarto.

Esta vez pasamos la noche en el Senator Huelva Hotel. Es un hotel sencillo y con una buena calidad precio. Las habitaciones son confortables, limpias y con todo lo necesario para pasar una estancia perfecta. El desayuno es muy completo, con zumo de naranja natural y café con nespresso.  Como característica visual del hotel, el increíble patio interior que puedes ver de suelo a techo. En el hotel todo perfecto, nada que reprochar.

Después de dejar las cosas en el hotel fuimos a dar un paseo a la Cuesta Maneli. Es un precioso paseo que nos muestra la naturaleza en estado puro, en un aspecto virgen, dando una clara lección que lo moderno y actual puede respetar el entorno. Como no era verano no nos costó dejar el coche en el parquin habilitado. Este camino atraviesa una duna de unos 1200 metros, que te lleva hacia la playa. Id con calzado cómodo, hay alguna pendiente y son unos 30 minutos andando hasta llegar a la playa (quedan otros treinta minutos de vuelta), nosotros fuimos por la mañana, pero desde los acantilados tiene que haber una puesta de sol preciosa.

Fuimos a comer a un sitio cercano a la Plaza de San Pedro, porque queríamos ver la Parroquia Mayor de San Pedro, la verdad, nada que destacar respecto a la comida.

La parroquia tiene un diseño diferente, ubicada en la Plaza de San Pedro, muy bonita y que hace que se pueda ver la iglesia con claridad. La influencia de la arquitectura de la iglesia es variada, aunque predomina el estilo mudéjar. Esta mezcla de culturas e influencias es lo que, tal vez, la haga tan atractiva y llamativa. En el interior el punto fuerte es el retablo.

Al salir, nos dirigimos a la zona del palacio de congresos, por esa zona es donde se encuentran el mayor número de bares de tapas y restaurantes. Así que eso es lo que hicimos, desde donde estábamos callejeamos por la zona, plaza de las monjas y alrededores, parando donde nos llamaba la atención a tomarnos una cervecilla fresca con su respectiva tapa.

A la mañana siguiente fuimos a ver la Catedral de Huelva, que queréis que os diga, nos sentimos un poquillo decepcionados. Más que una catedral, es una iglesia grande, y aun así, no es la iglesia más grande de Huelva. Pues bien la Catedral de la Merced se encuentra en la plaza de la Merced y lo más destacable es su fachada renacentista del Siglo XVII, poco más.

Este ha sido mi pequeño resumen de nuestra escapadita a Huelva, espero que os haya entretenido como a nosotros visitar esta fantástica ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *